20 junio 2007

Una telaraña de libros

La lectura hace ya mucho tiempo que traspasó los límites del papel y la tinta. Con la extensión de Internet en la mayor parte de los hogares españoles, las bibliotecas (aunque todavía pocas) han comenzado a aprovechar sus oportunidades para abrir una nueva línea de comunicación entre los lectores y los responsables de estos centros culturales.


Hace ya tiempo que en la Biblioteca Municipal de Cocentaina descubrieron las oportunidades que ofrece el espacio virtual a la hora de formar a nuevos usuarios y apasionados de la lectura. ‘Bibliopoemes’, ‘Biblioradio’ y ‘Bibliocolors’ son los nombres de los tres blogs (o cuadernos de bitácora digitales) en los que trabajan. Y parece que tiene éxito: 2.700.000 visitas ha registrado ya el contador, frente a los más de 5.000 usuarios que frecuentan la biblioteca física en busca de consejos y recomendaciones de lectura. Los tres blogs están escritos en valenciano, pero los lectores pueden proceder de países latinoamericanos, de Nueva York o hasta de Texas. “Hemos incorporado un traductor al castellano para que todo el mundo pueda consultar la página sin problemas”, comenta la responsable de la biblioteca contestana, María Dolores Insa.


Aunque trabajan con literatura infantil y juvenil –en concreto, con la poesía– y el idioma de los comentarios es el valenciano, en las referencias del blog de la Biblioteca de Cocentaina pueden aparecer referencias en inglés, en portugués, en francés... “Si un recurso es interesante, se comenta, no ponemos límites, no queremos excluir nada”, señala. Y los usuarios lo agradecen. “Estoy sorprendida porque no sólo nos comentan las entradas al blog, sino que también nos mandan sus poemas, recibimos consejos de los profesores, comentarios de niños que leen la página con sus padres...”, afirma Insa, que trabaja junto a las otras dos bibliotecarias en el mantenimiento de los blogs. “Es imprescindible que las bibliotecas comiencen a emplear estos sistemas digitales porque los lectores ya están actualizados y nosotros aún no...”.


LETRAS EN LA ONDA

Otro de los recursos de las bibliotecas actuales es el de emplear la radio. Y, como complemento, su correspondiente blog, ‘Ones de llibres’. “Es una referencia para nuestros oyentes porque hablamos de libros recién publicados que están disponibles en la biblioteca”, dice. Una pequeña base de datos para plasmar lo que se dice en las ondas radiofónicas, siempre tan difusas. “En la anterior página web ya colgábamos los libros del programa de radio, pero el blog nos permite un mayor contacto con los oyentes y lectores en general”, indica.


La interacción con los usuarios es la que más interesa María Dolores Insa y es uno de sus objetivos de cara al próximo curso. “En el caso de los clubes de lectura, el empleo de los blogs permite que los participantes aprendan a opinar y a expresarse por escrito, no sólo de forma oral” y, por ello, ve en los cuadernos de bitácora digitales una forma de promocionar la lectura entre los más jóvenes. Entre las ventajas: no es un método de enseñanza estática y permite que este juego con la palabra y los mundos literarios desmitifiquen el mundo de la lectura. “Es un hecho social, parece que que la lectura aún no está bien vista, pero el trabajo que hacemos desde la biblioteca está muy claro, queremos transmitir a la sociedad que la lengua nos une, no nos separa, y que la lectura en la infancia y durante la juventud es importantísima”, comenta María Dolores Insa sin perder el entusiasmo, a pesar de que el mantenimiento y la selección de la información requiere muchas horas de trabajo. Ahora, de hecho, comienza una nueva aventura virtual, ‘Pinzellades al món’, sólo sobre libros ilustrados infantiles y juveniles. Y junto a esta nueva página, toda una red (casi una telaraña) de contactos y de páginas web sobre literatura y arte en general.




LOS ESPACIOS